octubre 28, 2017

Señora por la chucha

El lápiz era prestado. P R E S T A D O.
Con lo que me gustaba, era verde, 0.5, parecía planta.
Si hubiese sido sincera, me lo hubiese pedido
y me hubiese dado suficiente lástima se lo regalaba
sin problemas pero no.

Y justo estaba haciendo los crucigramas. Qué rabia.
Obligado a comprarme otro.

 

octubre 11, 2017

Ta tá

Para mi cumpleaños llegó un mail de mi yo del 2013. No sé cómo le acerto, no se cómo tuvo tantas esperanzas para darme ánimos considerando lo destruido que estaba en ese entonces.
Gracias por creer en mí, yo del pasado.

septiembre 13, 2017

六 六 六

Aprendí a jugar Mahjong, cacha.
Pero Backgammon no... Backgammon no...

septiembre 06, 2017

Chanchullo

¿Oye y cómo chucha se juega Backgammon?
No, si puedo googlearlo cuando quiera pero hay una fuerza invisible que lo evita. ¿Está para rellenar esos packs con n juegos en 1?
Todos quienes recuerdo haberles preguntado me han dicho que no tienen ni puta idea, o te salen con esa de "ah una vez lo jugué en el computador pero no caché mucho y se me olvidó".
Y no es por falta de acercamiento a los juegos de mesa, ah no. Si podis aprender a jugar Catán o incluso Magic, por la chucha.
¿Es por los dados?
¿Es por las fichas?
¿Es por el diseño del tablero?
¿Está maldito?

Quiero nombrar a algún pokémon Backgammon y no me voy a permitir hacerlo hasta que sepa cómo se juega. Si al momento de publicar esta entrada no abro inmediatamente una pestaña y busco las reglas... yo creo que ya fue.

mayo 11, 2017

Péndulo

Había una señora con pinta de cogotera en el museo, evitándola llegué a una juguetería y mi primo sacó una pistola de agua. La probó, salió usándola y no pagó. Quizá la señora no tenía ninguna mala intención pero me angustié, me sentí perseguido, me perdí, me desperté.

Mi pieza estaba oscura. Para variar temblaba, pero se habían roto cosas. No logró importarme lo suficiente. Me perdí, al parecer me dormí.

Nunca salí de mi pieza, pero mi pieza había salido de donde estaba. Sabía que estaba al lado de la calle por los golpes que se sentían en la pared pero no lograba abrir los ojos lo suficiente como para averiguarlo. Esa era la señal, me desperté.

Me dolían los brazos. Los trozos sobre la cama me pinchaban, qué hueá más desagrabable despertar así. Seguía oscuro, me quedaba un rato para dormir, pensé. Y desperté.

El Inti, cuándo no. Paseándose por encima, estaba menos oscuro. Me levanté y le conté a mi Ma que había dormido pésimo y que había tenido unos sueños turbo desagradables. Desperté.

Eran las 7. Ni las noticias a todo volumen ni Bubble Bobble me despertaron pero se escuchaban por la casa y fueron a despertarme.

- Oh, gracias. Dije antes de dormirme.

Empezaba el matinal, iban a ser las 8 y media. Tenía laboratorio a las 8 y media.
No había de dónde más despertar. Por la chucha.